El sismo acontecido en Montecristi la madrugada del pasado domingo son señales claras y contundentes  de que el país está ubicado dentro de una zona de alta actividad sísmica que en cualquier momento podrían presentarse situaciones difíciles  si las autoridades no  adoptan  medidas preventivas  tendente a  reducir al mínimo los posibles daños que  podría provocar un acontecimientos de esta naturaleza.

La advertencia la hizo durante una rueda de prensa celebrada ayer el presidente del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (Codia), arquitecto Guarionex Gómez, quien dijo que ante la posibilidad de un movimiento telúrico de 7.0 grados, el país debe iniciar acciones de revisiones y adecuaciones de estructuras de uso público y fortalecer  los mecanismos de rescate.

Concomitantemente con los programas preventivos que deberían adoptarse para disminuir los efectos negativos provocado por un fenómeno natural, el Codia recomienda educar y orientar a la población en cuanto a las decisiones que deben adoptar al momento de ocurrir un terremoto de una magnitud considerable, dijo.

Manifestó que se siente profundamente preocupado por los continuos eventos sísmicos   que han estado aconteciendo en los últimos días, problema este que debe poner en alerta al gobierno central para iniciar planes encaminados a salvar vidas y propiedades.

Agregó que hasta ahora la suerte ha favorecido al país puesto que los últimos terremotos que han sacudido parte del territorio nacional han acontecidos en días feriados, pero la realidad es que debemos prepararnos para guarecernos de las constantes agresiones de la naturaleza.

Señaló que el Codia, en su calidad de asesor del Estado y guardián del interés público, se encuentra inmerso en un proceso de fortalecimiento de su programa de gestión de riego con, y para ello está reuniendo a sus expertos en la materia para analizar pormenorizadamente el tema de las amenazas naturales y las provocadas por el hombre, con énfasis en la sismológica, meteorológica y de contaminación.

Precisó que el gremio está convocando a profesionales del área de otras instituciones para escuchar sus consideraciones y posteriormente, elaborar un macro plan estratégico de prevención para ser entregado al gobierno central para su estudio y ponderación.

Es preciso, reiteramos, el inicio de una educación oficial colectiva   dirigida a la población, adecuar los diseños a las normas internacionales vigentes, siendo más rigurosos aún en zonas de fallas geológicas como la falla septentrional que se coloca a lo largo de las principales ciudades del Cibao.

Gómez, indicó que por tratarse de niños y adolescentes que no tienen la capacidad de defensa frente a un fenómeno natural, sugiere al Ministerio de Educación revisar los planteles escolares construidos a la fecha para verificar si son resistentes a terremotos a los que estamos expuestos, mediante estudios de vulnerabilidad a cada estructura

El presidente del Codia, quien estuvo acompañado de los directivos de la institución, ingenieros Dionisio Navarro, Francisco Marte, Luciano Herrera, Héctor Quezada y el agrimensor Víctor Torres, dijo que es oportuno señalar que la organización que preside tiene la responsabilidad de hacer valer la ley 6200 sobre el ejercicio profesional   de las ingenierías, arquitectura y agrimensura en la República Dominicana.

Es importante señalar, que estamos prestos a colaborar con las autoridades para tomar cuantas medidas sean necesarias para contrarrestar  futuras contingencias provocadas por la naturaleza, y para ello,  tenemos los profesionales que tienen el perfil académico y la experiencia para el manejo de la prevención y mitigación frente a posibles fenómenos naturales, puntualizó.